Tu discurso en una entrevista laboral siempre debe ser positivo

Publicada en Publicada en Entrevista de trabajo

Llego el día de la entrevista del trabajo que tanto esperabas y seguramente estas lleno de nervios, de miedo, de ansiedad (tú y todos los postulantes con los que compites)… ¡No te preocupes más! Te tenemos una buena noticia: existen muchos trucos y recomendaciones que pueden ayudarte a que lleves con calma ese momento de tensión, y te ayudarán a que pases ese trago amargo: esos los nervios que te nublan la mente y los sentidos; así lograras tener el éxito de esa entrevista casi asegurado.

Si quieres que la empresa se interese en ti, por tu presencia y trabajo, y no solo mediante tu curriculum vitae, sino también por lo que ofreces como empleado, debes asegurarte de haber causado una buena primera impresión a quien te realizó la entrevista.

Eso es muy sencillo de lograr, solo hay que actuar inteligentemente. ¿En qué se traduce eso? Primeramente, yendo bien vestido y arreglado, y en el caso de ser mujer, maquillada.

Así lograrás una buena presencia y tendrás ganada la primera impresión visual. En segundo plano, estar dispuesto, sonreír y tener una buena actitud, eso llamará la atención del jefe o del encargado de la captación de personal, porque justo ese es tipo de personas que les interesa tener como personal en su empresa.

Y tercero, estar mental y psicológicamente preparados para cualquier cosa o pregunta que se nos presente, sobre todo para esas típicas y aturdidoras, que solo nos llenan de nervios e incomodidad.

Lo mejor que podemos hacer para evitar quedar en blanco una vez hecha la pregunta, es practicar nuestras posibles respuestas hasta conseguir y escoger una que nos convenza lo suficiente como para utilizarla el decisivo día (puede ser con un familiar, un amigo, o por qué no, contigo mismo viéndote al espejo).

TE PUEDE INTERESAR:   SABES LO QUE PASA DESPUÉS DE TERMINAR UNA ENTREVISTA DE TRABAJO

Factor sorpresa

 Este punto trae consigo el factor sorpresa, porque por más que te bases en las preguntas frecuentes, no sabes con exactitud cuales te harán, así que debes saber cómo llevar una pregunta perturbadora al momento que te la hagan.

 La solución para responder algo para lo que no tenías una respuesta planeada se basa en una útil herramienta, llamada: reformulación positiva, que no es más que argumentar transformando lo negativo en positivo, convertir un punto débil en una ventaja y ver el problema desde otro punto de vista, de manera que el resultado sea que quienes te entrevistan lo consideren favorable.

Ese positivismo no solo incluye cómo nos expresamos normalmente, o sea, cambiar el “creo” por el “yo sé que…”, el “no sé si sirvo” por el “sé que lo haré bien”.

Va de la mano con como tomamos las preguntas que nos hagan, es decir, buscarle la vuelta a esas preguntas, como: “¿Cuáles son tus virtudes y defectos?”, “¿Por qué tenias tanto tiempo sin trabajar?”, ¿Por qué deberíamos contratarte?”; además de las excusas que nos presentan tales como: “eres muy joven”, “tienes hijos”, “como harás con tus estudios”, “no tienes suficiente experiencia”, “tienes mucha experiencia”.

Nuestros Tests

TEST: Quieres saber si eres, o podrías ser, un buen emprendedor.

  Realizar Test

TEST: ¿Cómo saber si hago bien mi curriculum?

  Realizar Test

TEST: ¿Cómo te ven los demás en el trabajo?

  Realizar Test

TEST: ¿Cuál es el trabajo de tus sueños?

  Realizar Test

2 comentarios en “Tu discurso en una entrevista laboral siempre debe ser positivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *