¡Todo comunica! Practica tu comunicación verbal y no verbal antes de la entrevista

Publicada en Publicada en Formación laboral

Uno de los errores más comunes que cometen muchas personas en una entrevista de trabajo es pensar que durante nuestra comunicación con el entrevistado solo tienen peso las palabras que decimos.

Pero, la verdad es que la mayoría de las cosas que no decimos representan muchas veces el factor decisivo a la hora de dar una buena impresión y poder ser considerados como un candidato idóneo para ese empleo tan anhelado que nos pueda dar libertad financiera y felicidad, en general por hacer algo que nos gusta.

Para llevar a cabo ese objetivo hemos planteado una serie de recomendaciones que mejorarán tu comunicación verbal y no verbal.

  1. Evita ser inaccesible durante la entrevista

Esto ocurre mucho cuando damos señales con nuestro cuerpo que no estamos a gusto en un sitio (como cruzando los brazos, por ejemplo) nuestra postura debe ser cómoda y siempre procurando hacer contacto visual para reforzar la sinceridad en nuestras palabras.

  1. Utiliza la reformulación positiva

Esta estrategia verbal consiste en siempre responder de forma positiva las cosas que se nos pregunten (o al menos buscarle el aspecto positivo a lo que se nos pregunta), de ese modo argumentaremos siempre a nuestro favor y proyectaremos seguridad a los reclutadores que somos capaces de salir de situaciones difíciles.

  1. Una sonrisa siempre es una buena defensa

Tener la habilidad de sonreír genera empatía en la otra persona y nos ayudará a mejorar el nivel de la relación entre el entrevistador y el entrevistado para poder responder con más comodidad las preguntas. El proyectar una sonrisa denota seguridad en lo que decimos y que somos capaces de ser líderes positivos.

TE PUEDE INTERESAR:   Los beneficios de trabajar a distancia
  1. La técnica del espejo suele ser infalible

Para lograr una buena empatía con el reclutador muchas veces podemos aplicar la “técnica del espejo” que no es más que imitar la postura de la otra persona en búsqueda de la aceptación y el reconocimiento como alguien igual o al mismo nivel.

Es una estrategia que para muchos suena tonta, pero si logras hacer sentir a tu reclutador como que eres un miembro más de su grupo, lo más seguro es que próximamente pases a serlo.

  1. Tu lenguaje debe ser el correcto y el apropiado para la entrevista

Si bien las entrevistas no se manejan con un lenguaje extremadamente formal, hay que recordar que son una especie de audiciones para quedarse con un rol dentro de una empresa y para ello también es necesario un léxico fluido, que demuestre nuestro nivel cultural e intelectual del cual alegamos estar aptos para ingresar al nuevo trabajo.

Cosas como muletillas, hablar entre cortado o realizar solo respuestas rápidas y cerradas en las que no argumentamos el porqué de esa respuesta puede hacernos ver como personas superficiales o peor aún como alguien con pocas habilidades intelectuales y laborales para optar al puesto por el cual nos entrevistan.

  1. Variaciones en los tonos de voz

Quizás uno de los aspectos que muy pocos mencionan es que nuestra entonación debe variar de acuerdo a lo que se nos pide el momento. Un ligero cambio de tono para una respuesta importante puede ser la diferencia entre ser recordado por un reclutador o no.

Hablar en un mismo timbre que suene aburrido dificultará que los reclutadores nos recuerden y hará más fácil que pasen la página y no nos tomen en cuenta.

TE PUEDE INTERESAR:   Tu atuendo te distingue sobre la competencia

Nuestros Tests

TEST: Quieres saber si eres, o podrías ser, un buen emprendedor.

  Realizar Test

TEST: ¿Cómo saber si hago bien mi curriculum?

  Realizar Test

TEST: ¿Cómo te ven los demás en el trabajo?

  Realizar Test

TEST: ¿Cuál es el trabajo de tus sueños?

  Realizar Test

2 comentarios en “¡Todo comunica! Practica tu comunicación verbal y no verbal antes de la entrevista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *