Qué hacer después de un despido laboral

Publicada en Publicada en Formación laboral, Vida laboral

Próximamente en este artículo sobre qué hacer después de un despido, te vamos ayudar a saber cómo actuar ante una situación similar. Esto es, más habitual de lo que solemos creer, tanto en la vida cotidiana de un obrero como en la de un profesional.

No podemos dejar pasar en alto, que un despido es una situación un tanto incomoda como desagradable para ambos lados y más aún en el trabajador. Muchas personas, al recibir este tipo de noticias, se les pueden presentar cuadros de ansiedad, estrés que pueden llevar a una fuerte depresión.

Tenemos que tener en cuenta que un despido de cualquier índole, es una situación común en la vida cotidiana del trabajador. Lo mejor que se puede hacer, es estar preparados para un hecho similar, siempre evaluando tus destrezas y logros laborales en el puesto que desempeñabas con anterioridad. También es de gran apoyo tener un plan B y C de cómo actuar ante un despido laboral.

¿Cómo afrontar un despido a nivel logístico legal y psicológico?

Un despido puede tocar tus puertas en cualquier momento. Esto, es una realidad, que hay que asimilar de la mejor manera posible, siendo optimista y pensando en el futuro. Normalmente los despidos se realizan a última hora de tu jornada laboral suelen ser los viernes en muchos casos.

Un despido se planifica con antelación, para así realizar los cálculos del finiquito, preparar toda la documentación necesaria, para realizar un plan de salida y un plan de continuidad del cargo que desempeñaba el trabajador con todas sus funciones.

Generalmente se recibe una llamada desde la coordinación principal o del jefe directo. Todo con la finalidad de que el trabajador se dirija a su despacho y así ser informado de dicha decisión tomada por la empresa o el jefe directo.

TE PUEDE INTERESAR:   Si quieres el trabajo de tus sueños, ¡cambia y arriésgate!

En la coordinación principal o despacho del jefe, se organiza en conjunto con el departamento de informática un proceso, para hacer la sincronización del comunicado de despido. Y así restringir al trabajador al acceso del ordenador o a los recursos informáticos de la empresa. Esto, es un procedimiento normal que suele hacerse en la mayoría de empresas. Esta política de salida, evita que un trabajador pueda causar algún daño extrayendo información alguna de dicha empresa.

La manera habitual de hacer un despido, es hacerlo breve, directo y algo frío.  ¿Por qué digo esto? Sencillamente lo digo, porque un despido siempre va hacer una noticia negativa y nunca se sabe con exactitud, cómo puede reaccionar el ex trabajador.

El documento de despido que deben presentarte tiene que estar duplicado, un ejemplar será para ti y otro quedará en la empresa. Debes asegúrate de leer bien y con calma dicho documento para así asegurarte que son idénticos, si se encuentran datos erróneos manda a corregirlos de forma inmediata para así evitar algún tipo de inconveniente más adelante.

Para realizar dicho trámite, debe comunicarse de forma escrita, mediante una carta de despido. En dicho documento aparecen todos los datos relativos a este despido, donde dicha información debe ser precisa y concreta.

Tipos de despidos laborales

Despido laboral procedente

Normalmente, estos son despidos disciplinarios que se aplican dentro de una empresa. En ellos, se puede demostrar las causas de dicho despido. Para este tipo de casos específicos, la empresa puede considerarlo procedente, de igual manera la jurisprudencia tendrá el poder de tomar la última decisión. En este caso, el trabajador no tiene indemnización.

TE PUEDE INTERESAR:   Como mantener relaciones laborales exitosas

Despido laboral improcedente

En este tipo de despido, no existe causa real de dicha decisión tomada por la empresa o el jefe directo. Aquí la empresa, no puede demostrar ante un juez causa alguna por realizar dicha acción.

Despido laboral objetivo

Este despido es motivado por las causas económicas, organizativas, técnicas o de producción. Por lo general, para estos casos la ley exige que a todo trabajador se le debe cancelar su indemnización junto a la carta de despido.

Despido laboral colectivo (ERE)

Esta clase o tipo de despido, es una especie de despido laboral grupal. La diferencia, es que afecta a un porcentaje o a un número de trabajadores en específico. Ya que este se aplica, cuando la empresa reduce su jornada laboral, ocasionando así, el despido de varias personas a la vez.

Un buen consejo a tomar en cuenta, es que solicites una carta de recomendación laboral y además preguntes si hay posibilidades de que llamen a la empresa para facilitarle información sobre tu desempeño y tu manera de relacionarte en el ámbito laboral.

Por último, ya teniendo en cuenta qué hacer después de un despido, te podemos aconsejar que lo mejor que puedes hacer es tomártelo de la mejor manera, teniendo en cuenta siempre que trabajo es lo que sobran. Solo hay que saber buscar cuál es tu mejor opción.

Nuestros Tests

TEST: Quieres saber si eres, o podrías ser, un buen emprendedor.

  Realizar Test

TEST: ¿Cómo saber si hago bien mi curriculum?

  Realizar Test

TEST: ¿Cómo te ven los demás en el trabajo?

  Realizar Test

TEST: ¿Cuál es el trabajo de tus sueños?

  Realizar Test

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *