¿Por qué la actitud cuenta cuando buscamos empleo?

Publicada en Publicada en Busqueda de empleo

Cuando estamos buscando ese empleo ideal que nos de todos los beneficios que necesitamos y queremos, debemos tomar en cuenta muchos factores que pueden mejorar o no las probabilidades que seamos tomados en cuenta. Uno de esos aspectos es nuestra actitud, es decir, la forma en la que afrontamos los distintos aspectos de la vida y en este caso en particular del entorno laboral.

Por supuesto la respuesta más obvia sería que hay estar siempre con una actitud positiva a la hora de iniciar la búsqueda de un nuevo trabajo, pero existen otros factores que debemos tener en cuenta.

1 aprende a determinar lo que quieres

Muchas veces no contamos con una forma de pensar decidida a lo que realmente estamos buscando en un puesto laboral y empezamos a tomar cualquier objetivo como algo claro.

Un grave error que no puede  ocurrir ya que debemos plantearnos con exactitud la meta que deseamos e incluso trabajar en la formación profesional para lograr ese perfil que tanto estamos anhelando.

2 No abrimos nuestra mente a otras formas de empleo

Usualmente ocurre que cuando dominamos en particular un oficio y tenemos cierto grado de experiencia, nos da un miedo a querer experimentar cosas nuevas e incluso emprender en nuevos negocios, estrategias de trabajo o querer ascender a nuevos puestos por el temor de las cosas que se tienen que realizar.

Este tipo de limitaciones también inciden en la forma en la que solemos buscar un empleo, donde apelaremos siempre a lo seguro y a lo que no represente un desafío.

Si bien anteriormente hablamos de no delimitar bien lo que deseamos. Otro aspecto que demuestra un factor de una falta de actitud es no querer aceptar nuevos retos y mantenernos dentro de nuestra zona de confort sin querer probar cosas nuevas que podrían terminar  siendo beneficioso para nosotros.

TE PUEDE INTERESAR:   SUGERENCIAS PARA ELABORAR UNA CARTA DE AGRADECIMIENTO AL FINALIZAR UNA ENTREVISTA DE TRABAJO

3 Aprender a encarar las entrevistas y lo que la situación nos pide.

A veces las personas que nos realizan las entrevistas están buscando ciertas cualidades que no se ven a simple vista y para ello se vale de ciertas formas de abordarnos que debemos saber manejar, dentro de esas las más comunes son:

Actitud agresiva:  realizada con la intención de intimidarnos y de hacernos sentir inseguros con nuestras respuestas. En estos casos debemos simplemente buscar tener seguridad en nuestras respuestas para que no nos cuestionen y perdamos confianza.

Actitud excesivamente cordial: Esta es la otra cara de la moneda, en la que el entrevistador generalmente es excesivamente amable con nosotros e incluso nos busca sacar temas personales.

En muchos casos, la intención de esta modalidad es de ver que tan susceptibles podemos ser a caer en compañerismos dentro de un grupo de trabajo por lo que nuestra actitud debe ser cortés, pero sin dejar el profesionalismo inicial.

Actitud desorientadora: básicamente es una forma en la que la persona que nos hace las preguntas empieza a cambiar de temas sin razón aparente. A pesar de que en primera instancia pensemos que se trata de alguien muy despistado, en realidad podría estar poniendo a prueba nuestra capacidad de concentración.

En estos casos nuestra actitud debe estar encaminada hacia buscar encaminar la conversación hacia lo laboral de una forma cortés.

Nuestros Tests

TEST: Quieres saber si eres, o podrías ser, un buen emprendedor.

  Realizar Test

TEST: ¿Cómo saber si hago bien mi curriculum?

  Realizar Test

TEST: ¿Cómo te ven los demás en el trabajo?

  Realizar Test

TEST: ¿Cuál es el trabajo de tus sueños?

  Realizar Test

Un comentario en “¿Por qué la actitud cuenta cuando buscamos empleo?

  1. Son exactamente seis meses que vengo buscando trabajo,tengo la ge que hallare un empleo,pero a veces la paciencia se convierte en desesperacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *