La ley del menor esfuerzo en el trabajo

Publicada en Publicada en Opinion

Muchas veces las personas optan por acogerse a la ley del menor esfuerzo, lo quieren todo por un alto precio y de la manera más simple posible. Es a diario cuando nos encontramos con este caso y es precisamente la experiencia que tiene todo aquel en una entrevista de trabajo y responde como sino necesitará el empleo, simplemente va a pasar el día, lo que significa una contradicción porque si te pasas horas en un computador buscando tu oportunidad soñada no es comprensible porque no dejas tu alma en la oportunidad de una entrevista, ¿o será que te pasas el día entero buscando cosas muy diferentes a empleo y de esta manera el número de horas productivas prácticamente se convierten en nulas?, pues son más las horas que visitas Facebook o aquella página de moda para revisar las noticias de la farándula y el “resto” de tiempo para buscar el empleo que tanto necesitas.

Después es cuando dices que no existen oportunidades, que las condiciones del país no son las mejores, que cada vez pagan menos y muchas más disculpas que seguramente en este momento hasta te hacen reír cuando recuerdas que lo que te estamos diciendo es totalmente cierto.

Y peor aún cuando después de enviar múltiples tipos de curriculum vitae y pasar cientos de entrevistas piensas que definitivamente no optaste por la profesión correcta y es cuando decides no cambiar de profesión, pero si de empleo, así es que buscas un trabajo en el que ganes la mayor cantidad de dinero y preferiblemente donde ganes mucho más de lo que mereces según tu. Es así como nacen los vendedores frustrados de perversos resultados, las niñeras de ricos sin anhelos ni vida propia y muchos más empleos que no corresponden a lo que tu quieres realmente.

Prefieres desistir que persistir porque resulta que te acoges a la ley del menor esfuerzo y no sabes comprender que es el peor camino para obtener tus objetivos laborales y profesionales. El éxito consiste en perseverar, caer, levantarse y volver a perseverar, obtener el empleo de tus sueños implica compromiso, dedicación, paciencia y mucha entereza. No solo se trata de buscar por buscar, sino de encontrar lo indicado, se trata de tesón, inteligencia y motivación.

Te invitamos a que no seas uno más que hace parte de aquellos que prefirieron dedicarse a lo que no les gusta, hacer las cosas por hacerlas y finalmente estar más desmotivado que al principio. Esto si que es comenzar de cero, ahora tendrás doble trabajo, pues superar la depresión de la decepción de haber optado por lo indeseable acogiéndote a la ley del menor esfuerzo y buscar hasta encontrar.

Al menos te quedará la experiencia de que debes hacer lo que te motive, lo que sientas que será un compromiso sin sacrificios y especialmente donde te sentirás totalmente identificado con tu profesión, habilidades y cualidades laborales. La ventaja de cualquier empleo finalmente es la experiencia, sea por decepción o por opción, siempre será una nueva alternativa para tener en cuenta a la hora de buscar la opción adecuada para ti.

 

Nuestros Tests

TEST: Quieres saber si eres, o podrías ser, un buen emprendedor.

  Realizar Test

TEST: ¿Cómo saber si hago bien mi curriculum?

  Realizar Test

TEST: ¿Cómo te ven los demás en el trabajo?

  Realizar Test

TEST: ¿Cuál es el trabajo de tus sueños?

  Realizar Test

2 comentarios en “La ley del menor esfuerzo en el trabajo

  1. Una cosa és no querer esforzarse y otra distinta que en estos momentos el trabajo se valora un carajo, se requiere, se pide, se ofrece un monto de horas por salario irrisorio, para quienes nos esforzamos a ser profesionales y hacer bien lo que hacemos es frustrante y casi siempre resulta que el trabajo en sí és decepcionante. Bueno és el esfuerzo y bueno el reconocimiento del mismo y saber que la realidad económica aprieta a toda familia y los sueldos de hoy son miseria y sumisión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *