LA ASERTIVIDAD EN EL MANEJO DE LAS RELACIONES CON EL NUEVO EMPLEADOR

Publicada en Publicada en Busqueda de empleo

La asertividad es el estilo de comunicación donde la persona expresa con claridad su deseo, defiende su punto de vista, hace valer su derecho a la información o a tener una opinión distinta del otro. En síntesis, es una manera amable, abierta, directa de decir lo que queremos, sin atentar contra los demás, manteniendo el buen trato, cordial y respetuoso, pero sin desviarnos de lo que hemos decidido decir. La asertividad se logra con un equilibrio entre lo que considero mis derechos y los derechos del otro.

Se habla de equilibrio porque ser asertivo es respetar el derecho de los otros pero haciendo respetar los nuestros.  Si imagináramos el proceso de la comunicación como un continuo que va desde la pasividad hasta la agresividad.  En un extremo  no nos atrevemos a reclamar, a expresar lo que sentimos ni mucho menos a disentir o a desafiar lo que nos dicen. Las personas sumisas tienen una baja autovaloración, por ello creen que no merecen expresar sus ideas. Son las personas que por lo general callan, obedecen, siguen instrucciones, muchas veces sin estar de acuerdo con el jefe.

En el otro polo están los agresivos, son quienes desafían, retan, agreden, vociferan, se niegan a considerar que el otro, es decir los demás, también tienen derechos, también tienen opiniones y derecho a expresarlas. O a estar  en desacuerdo . Para el agresivo el otro es un ser pasivo que debe escuchar y acatar. Los agresivos creen que sus intereses y opiniones son más importantes que las de los demás. Puede tratarse de personas autosuficientes con una autoestima alta o puedes ser sumisos que copian el estilo de su superior, convirtiendo ese estilo de comunicación como el prototipo que se maneja en la cultura organizacional.

Es más común de lo que se imaginan que en un nuevo empleo nos encontremos con jefes o supervisores agresivos,  con líderes autocráticos  que ya sea por rasgos de personalidad, o porque estén atareados o presionados por el alcance de objetivos, probablemente porque tenían tiempo sin el personal y con nuestra llegada ven la posibilidad de resolver muchos pendientes del diario laboral o como ya dijimos,  porque en la cultura organizacional está aceptado este tipo de comportamientos y lo ven como “normales en las relaciones con los subordinados.

Ante esta situación es muy probable que, si estamos necesitados del empleo o si tenemos tendencia a la sumisión, nos quedemos callados. ¡Cuidado! Puedes estar diseñando lo que será tu vida laboral a partir de entonces en esa empresa y con ese nuevo supervisor.

Recuerda que más vale poner las cosas en claro desde el principio. Es muy importante que sepas, que puedes ser asertivo, expresar lo que piensas, exigir tu tiempo para la inducción y adaptación en el cargo. En fin, tú puedes ser asertivo ¿por qué no?, puedes ser quien marque la pauta de cambio en el estilo de comunicación en la empresa. ¡Adelante, atrévete a ser  asertivo!

Nuestros Tests

TEST: Quieres saber si eres, o podrías ser, un buen emprendedor.

  Realizar Test

TEST: ¿Cómo saber si hago bien mi curriculum?

  Realizar Test

TEST: ¿Cómo te ven los demás en el trabajo?

  Realizar Test

TEST: ¿Cuál es el trabajo de tus sueños?

  Realizar Test

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *