HAS OÍDO SOBRE LA PROCRASTINACIÓN LABORAL?

Publicada en Publicada en Vida laboral

Procrastinar es una palabra relativamente nueva y se refiere prácticamente a aplazar las cosas y no hacerlas en el momento indicado. Se ha promediado que el 20% del tiempo de un empleado es dedicado a la procrastinación, empleando el tiempo en otras actividades que no aportan ningún valor a sus funciones laborales y por ende a la organización.

La palabra procrastinar proviene del latín pro, que significa adelante y crastinus que se relaciona con el mañana. De allí su nombre y se asocia como una de las responsables de la baja productividad laboral.

Existen muchas razones por las que se procrastina a nivel laboral, una de ellas es por desinterés del puesto que se desempeña y sentir más placer haciendo otras cosas que llamen la atención, como revisar el correo personal, mandar mensaje por whatsapp, observar el facebook, dialogar con un compañero/a de trabajo, entre otros.

También, cuando sentimos curiosidad hacia algo y deseamos satisfacerla en el menor tiempo posible, sin tener en cuenta la gran responsabilidad que se tiene hacia determinada tarea.

De igual forma, procrastinamos cuando tomamos tiempo laboral para llevar a cabo actividades personales, de cualquier índole e incluso responder una llamada telefónica personal, que tome un tiempo prudencial, nos quita tiempo valioso que podemos utilizar, para finalizar un compromiso.

Así mismo, hablamos de procrastinar cuando no entendemos muy bien una tarea importante por entregar y preferimos hacer otra aplazando la primera, aunque el tiempo sea limitado.

Esta situación no tiene preferencias y se puede presentar en cualquier nivel jerárquico dentro de la organización, lo importante es que se aprenda a identificar las estrategias que permitan darle un buen manejo a ésta y colocarlas en práctica.

Dentro de estas tenemos las siguientes:

Dar cumplimiento a la famosa frase “no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”, por muy difícil que parezca la tarea a ejecutar, porque entre más se aplaza, más difícil se torna.

Organiza una agenda de trabajo y trata en lo posible de hacer un esfuerzo, si es caso extra,  por cumplirla y comprométete contigo mismo/a.

Crea las condiciones adecuadas para ello, eliminando cualquier distractor y sintiéndote confortable para que tus ideas fluyan con rapidez.

Identifica aquello que no te permite avanzar, tal vez allí esté la clave, para que aproveches mejor el tiempo y no lo pierdas en cosas insignificantes.

Aprovecha tu energía al máximo, para ello, escoge las primeras horas del día, porque puedes elaborar tus actividades de manera ágil, en el menor tiempo posible..

Puedes colocar notas de apoyo que te motiven a seguir adelante, en un lugar visible para ti, para que no te desvíes de tu objetivo.

Recuerda que si procrastinas, es posible que al comienzo sientas que tienes todo bajo control y no le des mucha importancia al compromiso pendiente, porque sabes que en cualquier momento puedes realizarla, pero en la medida que éste avanza se va generando un poco de desesperación por el temor a no cumplir.

Nuestros Tests

TEST: Quieres saber si eres, o podrías ser, un buen emprendedor.

  Realizar Test

TEST: ¿Cómo saber si hago bien mi curriculum?

  Realizar Test

TEST: ¿Cómo te ven los demás en el trabajo?

  Realizar Test

TEST: ¿Cuál es el trabajo de tus sueños?

  Realizar Test

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *